Comparte

En la noche de ayer, se celebró en la iglesia parroquial de Bargas el tradicional MISERERE, un solemne acto religioso al que acuden los miembros de la Corporación, las reinas y damas de las fiestas, las autoridades locales y los vecinos y vecinas de Bargas.

A su término, tuvo lugar en la explanada de la iglesia la típica LUMINARIA con fuegos artificiales, que cada año organiza la Hermandad del Stmo. Cristo de la Sala, convirtiendo el entorno en un auténtico espectáculo de luz y sonido.

Se trata de uno de los actos más concurridos de las fiestas en honor del Stmo. Cristo de la Sala que se celebran estos días, en el que vecinos y visitantes disfrutan de un momento mágico por la sucesión de imágenes y luces dispares que se suceden ininterrumpidamente al son de la música. En este entorno, los mozos de la localidad, con sus pañuelos de hierbas atados a la cabeza, contribuyen al espectáculo saltando la hoguera que se prepara para el efecto.

Tras la luminaria, los vecinos y visitantes pudieron disfrutar de nuevo de los fuegos artificiales, esta vez junto al Parque Alberto Sánchez, para acudir después a la verbena popular y continuar divirtiéndose al son de la música que sonó en la plaza del Ayuntamiento durante el resto de la noche.

 

Fotos: © ROSA HERRERA-ALBERTO AZA